Lo que escribía cuando iba en la preparatoria

Recuerdo vagamente a mi profesor de filosofía presumir el artículo a continuación en otros salones para representar el ensayo en sí, además fué un artículo que me publicaron en el machetearte. Lo vuelvo a leer y encuentro una redacción tosca y un lenguaje enredado y cargado de adjetivos, pero me enorgullece decir que sigo pensando de la misma manera, cito a continuación un texto de mis primera juventud (nótese que se refiere a la generación X como la generación de los jóvenes), Transcrito tal cual sin ninguna corrección (ni en la tipografía):

Familias Fanáticas, Homofóbicas y
Machistas

Por Andrés González & Aragón

 

Es necesario para conservar la tranquilidad,
transmitir por este medio una verdad obvia. Hablar desde mi
percepción, de lo que soy producto, a quienes pertenezco y por
consiguiente, hacia donde todo esto se dirige.

 

Cualquiera que haya visto un comercial de
cualquier tipo, de los años 40’s a los 80’s; mas de una
generación, tomando esta por un periodo de 30 años; puede deducir
el producto que fue vendido en ese entonces. En dicho anuncios se
observaban familias felices, completas, niños inocentes, bien
educados; Amas de casa responsables y padres humildes, también muy
responsables; a todo esto yo le llamo “La familia Kellogg’s”;
no por hacerle publicidad al producto, la publicidad, si que yo
intervenga ya está hecha.

 

Los niños crecen, lo hacen aprendiendo lo que
les es dado, considerando sus padres, que les es provechoso. Así,
crecieron esos; la idea de una familia feliz vive, como una verdad en
las mentes de muchos individuos actualmente; tomando en cuenta que la
felicidad es solamente, uno de tantos estados de ánimo. Para este
entonces esos niños ya son padres, cumplieron su meta; muchos
cuentan con una casa, un perro, un auto y 2 ó 3 niños, la
frustración, la depresión y neurosis son, también, características
que saltan a la vista.

 

Provenientes de familias fanáticas, homofóbicas
y machistas, cuya cultura pudo provenir de supersticiones, ideas
ilusas, insultantes, dañinas e innecesarias, tomadas como
verdaderas. Las madres sumisas e histéricas olvidaron su condición
de ser humano, creyendo fielmente que su valor es ser madres, atender
al marido y cuidar a los hijos; son las únicas manifestaciones de
poder que les fueron permitidodas. Los padres neuróticos,
prejuiciosos y temerosos, toman por verdad híbridos ideales
fundamentados en religiones que los señalan como la cabeza de su
pequeño núcleo, otorgándoles la capacidad de quebrantar los
derechos de cualquiera de los miembros, pidiendo como único
requisito que transmitan esta manera opresiva, temerosa e irracional
de actuar a sus vástagos. Conjugándose esto con los temores al
desprestigio, a la pobreza, el error y la falta de control provocados
por un sistema económico que, arbitrariamente, se ha instituido como
único, mejor y omnipotente. El resultado de esta ideología podría
ser espantoso empero la comunidad, como sucede, esconde la funesta
verdad.

 

Es natural para los hijos y completamente sano,
el peregrinar por el camino que estructura los principios ideales,
retar, negar, contradecir los principios de los padres; Lo
perjudicial y lo destructivo que puede determinar, y lo ha hecho, el
sentido del cambio evolutivo humano, ya sea creciente o
declinantemente; es el que se tome al producto de esto por absoluto,
lo cual provoca desde la integridad, la necedad, y por consiguiente
la imposición absurda, injusta y equivalente a los principios que
iniciaron todo este proceso. Una pérdida de tiempo si se maneja de
manera irresponsable, humana.

 

Tomando lo anterior como premisa, podemos deducir
que lo molesto y dañino no son los principios que fundamenten,
marquen la esencia, el principio de una generación; Lo que
perjudica, daña de manera sutil y en aumento, es lo que queda, la
imposición, la necedad y la superstición, la actitud obsesiva,
enferma neurótica de aferrarse e imponer los ideales; solo si se
renuncia a la imposición de estos de transmite libertad; Empero todo
es provocado por el miedo, paralizadora esencia del ignorante, del
supersticioso, tembloroso el transmisor de corrupción se escuda tras
ella para no ser descubierto, convirtiéndose así en la sombra de lo
que algún día, dudo y aborreció mas no trascendió.

 

Es entonces, pues, en la mente, desde la
percepción subjetiva de los, en parte responsables de la generación
actual; la lucha constante de los principios e ideales de libertad
contra los temores y prejuicios que a falta de soporte, defienden de
manera falaz y cuestionable, las delimitaciones arbitrarias tomadas
como principios.

 

El producto de esto se divide, no por ser así
pero en esto ha recaído; en el sexo propio del individuo en
cuestión, esto es hombre y mujeres.

 

Para la mujer hay una doble cultura a imponer;
una impulsada por el machismo, la homofobia, la maternidad como
principio y valor de la vida; y otra mas reciente, la mujer
ejecutiva, responsable, trabajadora e independiente. A menudo se
escuchan las quejas por cualquiera de las dos; sin embargo, solo de
manera superficial; siempre queda una reserva en la mente de esta, a
veces incluida entre los principios, de manera tal que es
imperceptible y, muchas veces estúpidamente defendido a manera de
protección a los ataques sociales fundamentados en los mismos
principios.

 

La mujer en la sociedad tiene que ser
buena hija, buena pareja, buena madre, buena empleada; toma como
virtud, porque a eso se le ha orillado, el liberalismo a menudo
acallado por los prejuicios internos de pureza y castidad y,
paradójicamente sueña con la familia feliz, talvez ya no 2 ó 3
hijos empero no ha abandonado la idea de ser ama de casa, ejecutiva,
bella, buena esposa, etc. Si se analizan cada uno de estos ideales;
cosa que ya se ha hecho con anterioridad; es posible acaso, ser
religiosa y sexualmente activa, ser independiente y buena esposa para
un machista en toda su extensión. Dentro de este vaivén de
responsabilidades es común olvidarse del estado primordial de las
cosas, la particularidad como individuo, como ser humano.

 

La mujer ha sabido tomar el control de sus hijos
a lo largo de la historia, aunque se queje por ello; En esta época
de pluralidad y libertad puede oírse a muchas postadolescentes
quejarse de la presión  impuesta por la figura materna, y
recurrir al padre no puede representar otra cosa que sumisión y de
esto es de lo que se huye, lo único que se aprende y se toma por
cierto sin mas opción.

 

La igualdad de sexos representa para la mujer, la
suma de las antiguas responsabilidades mas las que no eran exclusivas
de ellas; Como toda responsabilidad concede uno o más derechos,
innecesariamente  pero así ha sido, la sociedad excusa esta
carga injusta de responsabilidades en principios ultrajados de
libertad.

 

Las religiones, los sistemas e incluso las
ciencias predominantes defienden, mediocre e hipócritamente los
derechos de la mujer; actuando como si fuera un regalo, un privilegio
que se les ha concedido No obstante su naturaleza. Siendo el
fundador del Cristianismo en Roma misógino y homofóbico, cometió
el error de mezclar traumas con doctrina y engendró así una cultura
basada en algunas frases que plasmó en sus cartas evangélicas: Que
las mujeres no hablen en las congregaciones,
es pablo a quien me
refiero, el único apóstol que no conoció a Cristo. Desde eso hasta
la mentira de que dios es hombre. Algo muy cierto que Cristo dejo
fue: Por sus frutos los conoceréis, yo digo: He aquí sus
frutos.

 

El hombre, por otra parte es cargado por la mujer
de irresponsabilidad, autocomplacencia y brutal injusticia; esto, en
muchos de los casos, de la manera más amorosa, en otros utilizando
la culpa y la manipulación como medio.

 

Esta cultura degenera, daña y lastima al hombre
que la solventa; sí, a menudo se oyen mas quejas respecto al
machismo proveniente de las mujeres, es porque al hombre no le es
permitida la libre expresión de sus sentimientos; tomada esta por
debilidad, el hombre crea, acepta y cree la falacia de superioridad
sexual, siendo esto un simple universal construido por el hombre, y
luego sufre las consecuencias, y no siendo esto suficiente, transmite
todo esto para que continúe la decadencia. ¿Qué otra cosa puede
hacer, habiendo una sola por conocida?

 

El hombre crece soñando con los frutos de su
póstuma responsabilidad, elige oficio basado en el instinto
primitivo que lo incita a convertirse en
Macho a,
impulsado también por la homofóbia y el machismo, ilógicos y
destructivos ambos. Crece pensando, y tomado por cierto, en la mujer
como un bálsamo, un objeto que le sirve, desde la fúrica carga
emocional hasta la actitud arrogante de caballerosidad que solo le
sirve para negar su inutilidad y su dependencia sádica de las
mujeres.

 

Sin embargo y después de todo esto, se puede
notar, no con mucho esfuerzo que, sea cual sea su genero sexual, los
jóvenes actuales comparten una actitud común. Dicha actitud está
conformada por varios factores como la apatía, la indiferencia, la
abstracción, la desconfianza y la autorepresión emocional; todo
esto degenera en resentimientos e inseguridad.

 

La generación “X”, embriagada de recelo e
ira, llena de ideas de libertad seguidas de prejuicios que las hacen
impracticas o peligrosamente desmedidas; Es el producto del Amor
transmitido con Odio y del Odio Transmitido con Amor. Es sarcástico
por si solo en ideas y hechos esta cultura, mientras un joven consume
drogas, sueña con tener casa y familia; No digo que este tipo de
cosas sean malas o buenas, están bien o, mejor dicho,
están en su lugar; Como seres humanos no podemos quejarnos por lo
que hemos provocado. Lo que yo sugiero es vivir detectando y
eliminando los prejuicios que se cargan y adoptar, de una manera
honesta las ideas que formamos en la adolescente etapa, sin olvidad
el respeto a la prole y el hecho de que ellos evolucionarán a su
manera. Los principios no se transmiten con palabras, se transmiten
con ejemplo empero confundir principios con prejuicios es una
práctica de alto riesgo.

 

Con este pequeño escrito no pretendo ofender a
nadie. Si alguno considera que no forma parte de este núcleo y que
los razonamientos que aquí se encuentran reunidos no son imputables
a la sociedad en su conjunto, que no se padece de estas dolencias que
manejo de manera general; Agradeceré se me permita escuchar los
argumentos que sustentan lo contrario, soy humano y como tal, soy
digno de cualquier señal de esperanza.

¿Te ofrecieron acciones de la empresa?

¿Te ofrecieron acciones de la empresa?

Hace unos días tuve una conversación interesante con mi buen amigo Oscar en la que me comentaba que le ofrecieron acciones de la […]